‘Uno entre cien mil’ o cómo afrontar los problemas en positivo

515

Jose Carnero es el fundador de ‘Uno entre cien mil’. Una fundación que promueve la investigación contra la leucemia y por la que ha sido reconocido con la medalla al Mérito Profesional

Hace nueve años a Guzmán, el hijo de José Carnero, le detectaron leucemia. Un diagnóstico que para Carnero se convirtió en una llamada de «para algo». Y ese «para algo» fue el blog ‘Uno entre cien mil’. Un lugar desde donde contar en positivo la evolución de su hijo. 

«Quería y creía que esa energía positiva podía contagiar a mis seres queridos y repercutir en Guzmán», apuntaba Carnero. «Y porque creía que aquello solo había llegado para convertirse en algo positivo«, recordó. El creador de ‘Uno entre cien mil’ estacó, tras recibir la medalla al Mérito Profesional, que para él los conflictos son oportunidades de mejorar, y así tomó este contratiempo.

«Los conflictos son simples y pequeñas oportunidades de crecer y mejorar»

Es más, aquel «para algo» se convirtió en 2012 en una fundación para dar apoyo a la investigación de la leucemia, que cada año es detectada en España a 300 niños cada año. Desde entonces, este proyecto no ha dejado de crecer y ya ha destinado más de 600.000€ a la investigación de la enfermedad.

Para este 2019 esperan superar el millón de euros en investigación con un claro objetivo: «que los médicos puedan decir –tranquilo, solo es leucemia- en el complicado momento del diagnóstico y que 10 de cada 10 niños se puedan curar. 

Medalla al Mérito Profesional por ‘Uno entre cien mil’

Las medallas al Mérito Profesional reconocen a profesionales e instituciones que trabajan en favor de la mediación, promover la cultura de paz y la resolución pacífica de conflictos. En este caso, Jose Carnero tuvo un reconocimiento especial por su labor en favor de la investigación; y por saber hacer frente en positivo a un conflicto como fue el diagnóstico de leucemia a su hijo. 

En la gala de entrega, celebrada en la Asociación de la Prensa de Madrid, también tuvieron un reconocimiento especial: Irene Villa, psicóloga, periodista y escritora. Y el fundador de Amigos del Desierto, Pablo d’Ors.