Antonio Chamorro: «Educar es amar de forma ordenada»

1433

El educador social, Antonio Reina Chamorro, fue uno de los ponentes en el I Encuentro de Mediadores Familiares que trató sobre la violencia filio-parental

La violencia filio-parental es una problemática que cada vez afecta a más familias en España pero de la que aún hay mucho desconocimiento. Antonio Reina Chamorro es educador social y lleva años trabajando en este tipo de conflictos con el fin de que la relación entre padres e hijos mejore, ya que se trata de un área en el que se toca de forma directa el corazón.

Y por tanto, “no basta con querer a las personas, es necesario que sepan que las quieres”, apunta Chamorro. Esto es básico en este tipo de conflictos en el que la falta de entendimiento, de comunicación, entre padres, madres y los menores se hace palpable.

Cuando se dan este tipo de situaciones los cambios son necesarios por parte de todos los actores implicados. “Los cambios en adultos son muy duros, los menores tienen más facilidad”, apunta Antonio Chamorro. No obstante, para que el problema se resuelva han de cambiar todos.

“Educar es amar de forma ordenada”, explica

Hay que establecer normas y límites a los menores. Para que el conflicto pueda resolverse los padres también tienen que trabajar, se trata de un “80% de cambio en los padres y 20% en los menores” apunta Chamorro. Este justifica la necesidad de normas que tienen los menores, que buscan que se les guíe.

En este tipo de problemática todavía falta prevención. “Hay mucho desconocimiento”, explica el experto que apunta que “hay que romper barreras en este tipo de problemas”. Asimismo, Antonio Reina Chamorro también apunta a una falta de profesionales en  que trabajen en esta temática. Profesionales  “que tengan conexión con padres, madres y menores. Hay que ponerse en las dos áreas”.  

La mediación en violencia filio-parental

«La mediación toca directamente» apunta Chamorro. Se trata de una forma de resolución de conflictos que se puede aplicar a los conflictos entre padres, madres e hijos para que estos se sienten uno frente a otro para tratar sus problemas. Conseguir a través de la mediación que la problemática derive en una buena relación.