Alumnos formados en Mediación: una vacuna contra los problemas de convivencia

La resolución de conflictos en las aulas puede ser pacífica y centrarse en la empatía y en la escucha activa, algo que ya saben muchos alumnos de la Comunitat Valenciana que reciben en sus centros formación para la mediación, una herramienta que además sirve como vacuna para prevenir problemas de convivencia.

Alrededor de 300 alumnos de cuarenta institutos participan en el Instituto Benlliure de Valencia en la “XIII Jornada de Mediación”, en la que estudiantes que participan en estas prácticas en sus respectivos centros intercambiarán experiencias, harán dinámicas en grupo y aprobarán una serie de conclusiones.

Frente a lo que se suele hacer en la institución escolar, que aplica un código de disciplina cuando alguien hace algo mal, la mediación busca el reconocimiento de los sentimientos, ponerse en la piel del otro y que haya una reparación, explica a EFE la profesora Isabel Payà, del equipo de mediación del IES Tavernes Blanques.

En su instituto, desde hace ocho años se forma anualmente en esta materia durante una hora a la semana a una docena de estudiantes de tercero de Secundaria, que en cuarto ejercen como mediadores cuando dos personas del centro tienen un conflicto y están dispuestos a explicarse y a buscar un acuerdo que se refleja en un documento.

Además, desarrollan actividades para mejorar la convivencia del centro o por ejemplo prevenir el acoso escolar o sensibilizar contra la violencia machista, pues Payà explica que el trabajo de estos equipos “va calando en el ambiente del centro”, lo que hace que muchas cuestiones no lleguen a convertirse en conflicto.

“A veces, con una conversación informal la gente se recoloca, pues simplemente tiene ganas de desahogarse y de ser escuchada”, señala Payà, quien asegura que en los centros hay “mucha faena por hacer” y los profesores no siempre llegan a todo, si bien los niños “quieren, pueden, y tienen mucha energía”.

Fuente: valenciaplaza.com