El papel de la Mediación en la Custodia Compartida

753
¿Quieres compartir este contenido?
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email

Cuando una pareja con hijos decide separarse suele darse un conflicto muy común entre las partes, en relación a la custodia de los niños. 

En la actualidad, con los cambios sociales y los movimientos de asociaciones de padres, cada vez más se está abogando por la custodia compartida, situación legal en la que ambos progenitores ejercen sus derechos y deberes para con sus hijos en igualdad de condiciones.

No obstante, sigue causando polémica, ya que tradicionalmente la custodia se otorgaba de manera monoparental a las madres. 

¿Cómo puede ayudar la Mediación en las custodias de los hijos?

La Mediación consigue que no haya ni vencedores ni vencidos ante una separación con hijos. Ayuda a que los progenitores lleguen a un acuerdo sobre qué es lo mejor para los menores. Todo ello queda recogido y gestionado en los Planes de Parentalidad, donde se plasmarán todas las medidas en relación a la convivencia y responsabilidad con los hijos en común.

Ante cualquier ruptura, es importante tener en cuenta que, la familia no se rompe, sigue existiendo, pero se configura de manera diferente. Es entonces donde la Mediación juega un papel importante, porque ayuda a los progenitores a configurar y a adaptarse a la nueva situación. Los acuerdos y decisiones serán alcanzados por ellos mismos, en lugar de serles impuestos por un tercero, tal y como ocurre en el caso de los juicios.

Separaciones, Mediación y Planes de Parentalidad. Entrevista a Emiliano Carretero

Los planes de parentalidad son una herramienta de gran eficacia en Derecho de Familia, ya que permiten gestionar responsabilidades parentales en situación de crisis matrimonial. En este contexto surge la figura del Coordinador Parental, profesional que acompaña y asiste en casos conflictivos, con el fin de evitar perjuicios a los hijos menores, que se encuentren inmersos en disputas, tensiones, conflicto de lealtades e intransigencias derivadas de la ruptura de sus progenitores. Su principal función es proteger el interés de los menores ante una ruptura, para evitar conflictos de futuro.

El Coordinador Parental no está regulado, a excepción de algunas legislaciones forales, como son Cataluña, País Vasco, Aragón y Valencia. El Tribunal Supremo considera imprescindible su presentación junto con la demanda de separación, divorcio o medidas paternofiliales. 

¿Quieres compartir este contenido?
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email