Congreso coordinación de parentalidad Barcelona ANCOPA
¿Quieres compartir este contenido?
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email

Expertos del mundo judicial, de la psicología, la mediación y la Universidad se han dado cita este fin de semana en Barcelona para debatir sobre la Coordinación de Parentalidad en el primer Congreso Internacional de carácter científico que se celebra en nuestro país.

Una cita en la que ha estado Diario de Mediación para conocer las opiniones de expertos de la Coordinación de Parentalidad. Susan Boyan, fundadora de la Cooperative Parenting Institute en EEUU, Dominic D’Abate, director del Consensus Mediation Center de Montreal, o D. Pascual Ortuño, Magistrado de la Audiencia Provincial de Barcelona.

El Congreso, organizado por la Asociación Nacional de Coordinación de Parentalidad ANCOPA ha puesto de relieve que, estamos ante una figura novedosa. Una figura que puede dar muchos resultados, pero que debe ser impulsada de forma consensuada para que no acabe en un fiasco. 

“Tenemos mucha culpa el sistema judicial de que durante el 2017 se registraran en España 332.387 casos de ruptura de parejas”. Así de contundente se mostró el Magistrado de la Audiencia Provincial de Barcelona, D. Pascual Ortuño. 

Durante la inauguración del I Congreso Internacional de Coordinación de Parentalidad, organizado por Ancopa en Barcelona, el magistrado tira de estadística para defender la utilidad de esta figura en determinados casos:

  • En los que hay una negativa profunda de los niños a estar con sus padres o madres.
  • En los casos de violencia de género.
  • O en situaciones de riesgo por adicciones.

Calcula Pascual Ortuño que entre 2.600 y 2.700 casos anuales podrían ser abordados a través de un Coordinador de Parentalidad.

Si no hay dudas para crear tribunales para resolver el tema de las hipotecas, ¿por qué habría de haberlas para estos casos, en los que están afectados numerosos niños? Se pregunta Ortuño, magistrado pionero en la implantación de esta figura en el ámbito judicial.

Magistrado D. Pascual Ortuño, pionero en implantar la coordinación de parentalidad

Una figura que poco a poco empieza a calar en el modus operandi de algunos jueces en nuestro país. Entre ellos D. Ángel Dolado, magistrado que ha usado hasta en 9 ocasiones los servicios de la Coordinación de Parentalidad, durante su experiencia al frente del Juzgado de Familia número 6 de Zaragoza.

Para Dolado con “el coordinador hemos metido un troyano en las familias con problemas”. “La idea es buena, pero hay que evitar leyendas, envidias. Lo peor es la endogamia”.

Por su parte, Silvana Ballarín, jueza del Juzgado nº1 de Familia de Mar del Plata en Argentina, sentencia que “los jueces hemos fracasado”. Hay que apostar por “lo jueces Hermes”. Los que renuncian “a ser el centro del universo, y acaban apoyándose en los coordinadores de parentalidad”.

Para Félix Arias, mediador intrajudicial en los Juzgados de Familia de Madrid “la coordinación de parentalidad no debe sustituir, sino complementar a otras actuaciones como la terapia familiar o la mediación”.

Arias no cree que “vaya a solucionar todos los problemas, pero “entre la nada y el dolor” hay que apostar por seguir hacia adelante.

María Dolores Seijo, profesora de Psicología Social de la Universidad de Santiago de Compostela, rechaza la afirmación de que “la mediación ha fracasado”. Insiste en la necesidad de ser maduros y responsables. Y de exigir a las administraciones implicación con esta nueva figura, para evitar los errores cometidos con anterioridad.

Para esta experta en mediación familiar la formación especializada es clave a la hora de formar a los coordinadores de parentalidad.  Lo que puede ofrecer la universidad a los jueces es “aportar profesionales con competencias acreditadas”.

Al Ministerio de Justicia le preocupa la calidad del servicio y la formación que reciban los profesionales.

No vale cualquier curso si no va acompañado de experiencia real con familias con problemas. El Ministerio ha comenzado a desarrollar programas piloto de parentalidad en juzgados de Badajoz, en el número 3 de Murcia y el 6 de Cartagena. Experiencias en las que se insiste en la necesidad de que el Coordinador de Parentalidad trabaje con las familias para evitar que lleguen al juzgado casos de conflicto entre progenitores y niños.

Curso de Coordinador Parental

Un intento de que esta figura, que ha de ser neutra según la magistrada Emelia Santana, se desarrolle entorno al niño, que le beneficie, deslindando su campo de actuación de la mediación por sus diferencias de confidencialidad, o voluntariedad.

Una experiencia de la que esperan sacar conclusiones positivas que ayuden a reducir una estadística terrible y tozuda, que dejó el año pasado más de 33.000 casos de conflicto entre padres e hijos en nuestro país.

“Si no exigimos calidad desde el principio, sentencia la magistrada Dña. Emelina Santana, acabará siendo un fiasco”, y como escribió en “Las Palmeras Salvajes” Wiliam Faulkner: “si tuviera que elegir entre el dolor y la nada, elegiría el dolor”.

Una oportunidad para seguir avanzando en la implantación de esta figura que debe, según el director general de Dret i D’Entitats Juridiques del Departament de Justicia de la Generalitat, Xabier Bernadí, “ser dotada de cierta regulación desde las instituciones públicas y hacerlo de forma consensuada, no atropellada”.

¿Quieres compartir este contenido?
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email