Tipos de Prácticas Restaurativas Formales y No Formales

805

Las prácticas restaurativas son las herramientas o métodos empleados para la resolución de conflictos alternativa basada del sistema restaurativo. Existen distintos tipos y se clasifican entre formales y no formales

Las prácticas restaurativas son aquellas herramientas que se emplea dentro de la práctica y justicia restaurativa. Se trata, pues, de métodos que tiene como fin lograr la resolución pacífica de conflictos basándose en el diálogo. Estas técnicas tienen características diferentes según nos explica el experto en prácticas restaurativas, Jean Schmitz. 

Los distintos tipos de prácticas restaurativas se clasifican en dos vertientes: formales y no formales. Dentro de esta diferenciación se pueden determinar una serie de herramientas, las cuales se aplican y organizan de distinta forma. 

Informales 

Este tipo de prácticas restaurativas no requiere de una preparación en profundidad, sino que pueden realizarse de forma espontánea. Además, pueden emplearse con una sola persona como la víctima o victimario del conflicto. 

Dentro de este tipo de prácticas restaurativas se encuentra una serie de métodos o herramientas restaurativas como son la escucha, declaración afectiva o las preguntas. 

  •  Escuchar. Una de las herramientas más útiles y necesarias, no solo para este tipo de procesos basados en el diálogo sino en la vida en general. Se trata de concentrarse realmente en lo que el interlocutor nos está contando. Se conoce como escucha activa o empática y es muy importante para las relaciones interpersonales que se pueden crear en este tipo de procesos. 
  •  Declaración afectiva. Se trata de comunicar cómo nos sentimos sin recurrir a la discusión o malas formas. Hablar de forma asertiva para explicar nuestros sentimientos en relación a una situación concreta. Busca que se genere empatía y cree efecto de cambio de conducta en los causantes del daño. 
  •  Preguntas restaurativas o afectivas.  A través de esta herramienta se pretende dar voz a aquellos implicados y que esa voz sea escuchada. Saber realizar el tipo de preguntas adecuadas es muy importante en estos ámbitos hay que evitar juzgar y buscar que los implicados reflexiones sobre el daño o acto causado. Dentro de las preguntas, estas tendrán un enfoque diferente en función de la persona a la que van dirigidas.
    • Preguntas dirigidas al victimario. Tienen como objetivo empujarle a reflexionar sobre sus actos. También es importante que el o la causante del daño pueda decir cómo podría arreglar el problema. Buscan empoderar a las personas a responder a su propia acción.  
    • Preguntas dirigidas a la víctima. Tienen como finalidad darle voz y escuchar cómo se siente. Que sea capaz de expresar sus sentimientos. 
    • Preguntas dirigidas a la comunidad. Al igual que las víctimas busca que se conozca su afección por la problemática o dentro de la comunidad. 

Formales 

Son aquellas que están estructuradas. Las cuales requieren de una preparación previa antes de llevarlas a cabo, necesitan tiempo para organizarlas y en ellas se involucran más de dos personas. Dentro de este tipo de prácticas restaurativas hay dos herramientas que son esenciales: círculos, reuniones restaurativas y reuniones de grupo familiar. 

  •  Círculos Restaurativos 

Estos, como su propio nombre indican, son círculos que se realizan con los miembros de una comunidad para tratar o debatir un asunto. Tienen como objetivo crear un espacio en el que dar voz y generar sentido de comunidad entre los participantes, ya sean alumnos de un colegio, compañeros de trabajo o miembros de una comunidad de vecinos. Se parte de un sentido de igualdad puesto que en el círculo todos están a la misma distancia y visibilidad, y tiene como fin generar seguridad y confianza en los miembros.

En este tipo de métodos el facilitador actúa como un miembro más, forma parte del círculo y es el encargado de realizar las preguntas o actividades que se van a realizar. 

El objetivo del círculo restaurativo es dar voz partiendo del conocimiento de cada uno y la implicación que tienen para elaborar acciones que beneficien a la comunidad. Hay que apostar por que se creen de forma conjunta normas en favor a la misma. 

Para qué sirven: 

    • Detectar posibles problemas existentes en clase, el trabajo o la comunidad. 
    • Prevención y resolución de problemas. 
    • Evaluar una actividad que se ha realizado. 
    • Organizar una actividad que se va a realizar. 
    • Dar la bienvenida a un nuevo miembro a la comunidad o despedir a uno que sale de esta. 

Están directamente ligadas con la Justicia Restaurativa. Esta se realiza cuando se ha cometido un delito o existe un conflicto ya expuesto. A la reunión acude tanto la persona que se ha visto afectada por el delito, como la que comete el daño, así como acompañantes de ambos (seres queridos o miembros de la comunidad). El objetivo de esta reunión es que el infractor tome conciencia de lo ocurrido, conozca el daño causado y proponga una solución. 

El facilitador es el que debe propiciar que se genere el diálogo restaurativo y para eso utiliza las preguntas. Se trata el incidente, las consecuencias del mismo y se propone una solución la respecto. 

Las reuniones, tanto restaurativas como las de grupo familiar, tienen tres características claves: la preparación previa, establecer un acuerdo por escrito al finalizar la misma y realizar un seguimiento de que este se está cumpliendo. 

  •  Reuniones grupo familiar  

El último tipo de práctica restaurativa y el más reciente. Este está centrado en trata un problema que se produce dentro de una familia. Los miembros que asisten son los de la familia, ya sea directa o aquellos que de alguna forma formen parte de esta. 

Son los propios familiares quienes a partir de sus recursos y experiencia buscan una solución al conflicto. Se trata de crear un plan de intervención, establecer acuerdos y llevarlos acabo. Este plan lo elabora solo los miembros y una vez han llegado a un punto común se lo muestran a los profesionales, quienes le dan feedback. 

El facilitador en este caso se encarga de la preparación previa así como de ayudar a los participantes a elegir sus opciones. También informa sobre los recursos o servicios que pueden ayudarles.