Lydia Jardí hace balance del III Congreso de Mediación de ICAB

317

Los días 26 y 27 de setiembre, en el Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) hemos celebrado el III Congreso de Mediación con el objetivo de promover las ADR entre la abogacía y otros operadores jurídicos

Como abogada y mediadora me gustaría hacer hincapié en algunas de las cuestiones planteadas durante el Congreso. La intervención de la presidenta de ACDMA Marion Hohm, fue muy aplaudida, ya que expresó su perplejidad sobre la vacatio legis que pretende el Anteproyecto de Ley de Impulso de la Mediación, en aras a la calidad de la formación, modificando los planes formativos de las carreras de Derecho.

La presidenta de ACDMA, como letrada y mediadora expuso que, “los profesionales letrados y mediadores, estamos más que formados. Llevamos años formándonos y, además, nos hemos formado con dinero propio, no del Estado, o la Administración, por lo que, a su parecer, la vacatio legis de 3 años, es inaceptable”.

Ciertamente, para poder formar parte los mediadores en activo inscritos en el Centro de Mediación de Dret Privat de la Generalitat de Catalunya, hemos hecho sendos Másters de 260 y 350 horas, a los que hay que añadir las 20 horas anuales de formación obligatoria.

Con ello quiero decir que para los que creemos en la mediación como método no agresivo de solución de problemas (especialmente familiares), no nos limitamos a hacer las 20 horas preceptivas, sino que, asistimos a clases y talleres de diversas especialidades como complemento de nuestra formación, por lo que podemos considerar que cumplimos sobradamente y con responsabilidad los objetivos.

Por otro lado, quedó patente que falta promocionar la mediación, no sólo entre la abogacía, sino también entre la ciudadanía, ya que quizás también, hay una falta de autoconfianza de las personas a la hora de resolver sus propios problemas. A veces, la desconfianza, el orgullo y el miedo a que la otra parte rechace el diálogo, hacen que se opte por iniciar un procedimiento judicial. Es una obligación de todos los profesionales de la mediación, hacer llegar el mensaje de que somos el nexo de unión,quienes haremos posible el diálogo y quienes bajaremos la conflictividad. Muchas veces, cuando se rompe un jarrón y se recompone, puede verse las grietas que han quedado, pero si se judicializa, el jarrón ya no se recompone jamás.

 


Lydia Jardí Ortiz 

Licenciada en Derecho por la UB, Colegiada del Ilustre Colegio de la Abogacía de Barcelona, mediadora por el ICAB y presidenta y fundadora de la asociación sin ánimo de lucro CONSTRUINT ACORDS, Asociación Internacional de Gestión de Conflictos y Mediación y consultora de Planes de Igualdad en la Empresa y de Protocolos de prevención del acoso sexual y por razón de sexo en las empresas. Miembro de la Comisión de ADR del ICAB y de la asociación contra la violencia de género Dones Juristes (Barcelona).