La Mediación y su progresiva implantación en España

151

Contenido patrocinado 

Ya no cabe duda que la Mediación cada vez es más utilizada en nuestro país como método para resolver conflictos de forma alternativa a la vía judicial. De hecho, desde el año 2012, año en el que nació el marco legislativo con el Real Decreto Ley (RDL) 5/2012, el uso de la Mediación en todo tipo de procesos conflictivos se ha visto incrementada.

Cabe resaltar que, esta normativa nació con un objetivo muy claro: ofrecer una justicia más competente, capaz de ofrecer soluciones a los problemas de forma más rápida y económica. La Mediación surge así como un proceso paralelo, totalmente voluntario, dirigido a que las personas involucradas en un conflicto puedan resolverlo a través de un mutuo acuerdo, siempre guiados durante este proceso por la figura del mediador/a, una tercera persona totalmente imparcial y que busca el beneficio para ambas partes.

Pero, recientemente (en enero de este mismo año), hubo otro gran paso en España hacia la consolidación de la mediación como forma de solucionar conflictos y por lo tanto, como profesión: el Anteproyecto de Ley de Impulso de la Mediación.

Esta nueva ley nace para hacer ya de uso obligatorio la mediación antes de la intervención judicial, reforzando la mediación como instrumento alternativo para la resolución de problemas. El objetivo principal es disminuir de forma considerable la carga de trabajo de los juzgados y además conseguir que aquellos conflictos que no lleguen a un acuerdo previo, se resuelvan de forma más rápida a nivel judicial.

Formarte en Mediación: ¿Qué requisitos se establecen y qué tipos de formación existen?

Si tienes interés en formarte en mediación, tienes que saber que el requisito formativo mínimo para ser mediador/a en España es estar en posesión de un título oficial universitario o de formación profesional superior y realizar la formación específica para ejercer en la profesión. Esta formación deberá estar impartida por instituciones o escuelas debidamente acreditadas ante el Ministerio de Justicia.

La duración mínima de esta formación específica para convertirte en mediador/a es de 100h para poder realizar tu inscripción en el Registro de Mediadores del Ministerio de Justicia.

Pero, también existen cursos de duración más amplia, que no solo ofrecen unos contenidos más profundos sino que además, amplían tus posibilidades profesionales.

Como ejemplo de ello, la Escuela Internacional de Mediación (EIM) ofrece principalmente dos tipologías de cursos:

  • El Curso Especialista de Mediación Civil, Mercantil y Familiar (10Oh) que tras realizarlo te permite inscribirte en el Registro de Mediadores del Ministerio de Justicia.
  • El Curso Universitario de especialización en Mediación Civil, Mercantil y Familiar (300h) que además de todo lo que ofrece el curso anterior, te permite inscribirte en los principales Registros Autonómicos de Mediación Familiar, así como acceder al sistema de turnos de la administración judicial.

Por otra parte, la Escuela Internacional en Mediación es líder en formación para mediadores porque no solo cuenta con los programas genéricos para la inscripción en los diferentes registros sino que ofrece la mayor oferta de formación específica y continua para cumplir con los requisitos que el RD 980/2013 de 13 de diciembre art. 6 describe como “obligatoria” para mantenerse en el registro.

Otra de las grandes ventajas de esta Escuela en Mediación es que, además de ofrecer facilidades de pago fraccionado sin intereses, cuenta con becas y 7 días de prueba sin compromiso como forma de garantizar la calidad de su formación.

La Escuela Internacional de Mediación es en la actualidad, la mejor opción si estás buscando formación online en la materia, con más de 1.400 profesionales ya formados y un amplio claustro de jueces y expertos en mediación.