Cómo ayuda la Mediación Familiar en las Separaciones y Divorcios

764

En la mayoría de los casos, las separaciones y divorcios llevan a situaciones muy difíciles de gestionar, con un elevado coste emocional y psicológico para todos los implicados.

En los casos en los que hay hijos menores de por medio, la situación se agrava todavía más, es entonces cuando otras alternativas a la vía judicial de resolución y gestión de conflictos, como es el caso de la Mediación, toma gran relevancia. 

Pero, ¿cómo puede ayudar la Mediación ante separaciones y divorcios? 

La Mediación Familiar ofrece un espacio no hostil, al contrario que un juzgado, donde los progenitores van a ser escuchados por un tercero neutral (el mediador), y les ayudará a llegar a acuerdos satisfactorios para todas las partes implicadas, llegando a superar así su proceso de ruptura con el menor coste y desgaste emocional. 

Nuestras expertas mediadoras, Carmen Capilla y Violeta Delgado, nos recuerdan que tras una ruptura se producen muchos cambios en las familias, pero es importante no olvidar que la “familia” continua después de un divorcio. La mediación va a conseguir que los progenitores lleguen a los mejores acuerdos y aprendan a gestionar la nueva situación que se les presenta. 

Las separaciones y divorcios nunca son fáciles, porque lleva implícito un sentimiento de fracaso, de dolor y sufrimiento, la familia ha fracasado, y es importante que la pareja sepa gestionar de forma responsable la nueva situación, para minimizar los daños.

A partir de ahora los roles han cambiado y los progenitores tienen que ser capaces de entender ese nuevo rol y trabajar coordinados para el cuidado y educación de sus hijos. 

Para conseguir todo esto, la Mediación es el mejor escenario.