Reforma en la Ley de Mediación Familiar Balear 2010
Círculo Mallorquin, actual Parlament de les Illes Balears. Foto: María Rosa Ferre
¿Quieres compartir este contenido?
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

El Parlamento balear ha aprobado la modificación de la Ley de Mediación Familiar de Baleares. Con el objetivo de que esta se adapte a la normativa estatal

La cámara balear debatió el pasado martes la reforma de la Ley de Mediación Familiar de 2010. El Parlamento balear acordó ajustar esta normativa a la que se establece a nivel estatal. 

Tras esta modificación se acuerda que se eliminarán las diferencias entre la Ley de Mediación Familiar de Baleares 14/2010 y la estatal 5/2012. Hasta el momento, la ley autonómica era más restrictiva en algunos aspectos en comparativa con la Ley de Mediación en asuntos civiles y mercantiles de España de 2012. Una situación que generaba inseguridad jurídica, según apunta el diario 20 minutos.

Diferencias de Ley de Mediación Familiar Balear

En concreto, la normativa balear exigía un título universitario concreto para ejercer la mediación. Un punto que no se incluía en la regulación estatal. La consellera Fina Santiago explicó que «la Ley estatal 5/2012 de mediación establece que la figura de mediador o mediadora debe tener una titulación universitaria o formación profesional superior. Mientras que la autonómica lo limitaba, hasta ahora, a titulaciones concretas». 

A partir de esta regulación, los profesionales que ejercen la mediación en las Islas Baleares tendrán los mismos requisitos que el resto de mediadores a nivel estatal. 

El Experto Universitario en Mediación Familiar y Resolución de Conflictos ofrece una formación de 500 horas que te acreditan como mediador. Este curso se realiza de forma presencial en Madrid, y online en el resto de comunidades. 

Formación en Mediación 

La mediación familiar está regulada a nivel estatal por:

Asimismo, cada comunidad autónoma cuenta con una regulación específica que complementa a la estatal. En el caso de Madrid, por ejemplo, la normativa exige a los mediadores inscribirse en el Registro de Mediadores Familiares de la Comunidad de Madrid.

 

¿Quieres compartir este contenido?
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email