La Mediación en las Empresas está por explotar, más que por descubrir. Beatriz R. de la Flor

589

“Las empresas siguen dejando que los conflictos escalen mucho. Hay que hacer mucha pedagogía de la Mediación. Deberíamos aprender del mundo anglosajón y usar la mediación de forma preventiva.”

Beatriz Rodríguez de la Flor es mediadora civil y mercantil, Directora del despacho BDR&Med, coordinadora del centro de Mediación de la Construcción y mediadora de la Cámara de Comercio de Madrid.

Beatriz Rodíguez de la Flor cree que la mediación tiene que aprovechar el actual momento para reivindicar su papel en la sociedad. Aprovechando las iniciativas del gobierno para solucionar temas como las cláusulas suelo o la reforma de la Ley Hipotecaria, ha elaborado un Protocolo que espera usen bancos y afectados para dar solución a los conflictos que les enfrentan. Echa de menos apoyo institucional para conseguir que la mediación sea una herramienta más conocida en nuestra sociedad.

ENTREVISTA A BEATRIZ RODRÍGUEZ DE LA FLOR

DDM: ¿En qué ámbitos se trabaja en España en la Mediación Empresarial?

BR: La Mediación Empresarial está todavía por explotar más que por descubrir. En este ámbito hay que fijarse en el mundo anglosajón: en lo que hacen en EEUU, Canadá, Australia o Reino Unido, donde llevan 30 años trabajando. Ellos no hablan propiamente de mediación empresarial, sino que clasifican la mediación en distintos ámbitos de actuación: agraria, bancaria, intelectual, construcción,… Yo estoy especializada en Mediación en Construcción. He sido promotora de la Construction Mediation en España. Son procesos complejos. Una obra puede tener hasta 100 contratos, con subcontratas que adquieren maquinaria a otras empresas. Es un proceso que sigue siendo muy artesanal. La mediación debería comenzar a actuar desde el inicio del proceso, desde que se adquiere el suelo y se piden licencias para construir. 

DDM: ¿Qué les falta a las empresas para considerar a la mediación una herramienta esencial para la resolución de conflictos?

BR: Cuando tú explicas en qué consiste la mediación, la gente la ve como un tema interesante, pero esta es una herramienta que tienes que usar para ver su efectividad. Las empresas siguen dejando que los conflictos escalen mucho. La negociación sigue siendo biparte y ahí es donde hay que utilizar a un tercero. No sabemos introducir esta fórmula. Hay que hacer mucha didáctica con la mediación. Hace falta un poco de madurez de esta herramienta.

DDM: ¿En qué ámbitos podría desarrollarse la mediación?

BR: En España funciona en el ámbito hipotecario, bancario, en el de la propiedad intelectual, en la construcción, en la industria, en sanidad, en concursos de acreedores… pero podría empezar a trabajar en el ámbito de la Empresa Familiar. Los mediadores estamos intentando que los conflictos no acaben convertidos en litigios, que suponen pérdidas de ingresos para las empresas.

DDM: ¿Falta Pedagogía?

BR: Sí, falta Pedagogía de la Mediación. Es un cambio de paradigma social. Hay que activar una parte del entramado social, ya es raro el Colegio Profesional que no tiene un servicio de mediación. Creo que ya debería de existir un Grado de Mediación y un Colegio de Mediadores. La mediación tiene que tener entidad propia. Cuando salió la Ley de Mediación, la Universidad Complutense y la Carlos III, ofertaron títulos propios en mediación. Hay que empezar cosas y luego arreglar lo que no funciona. Hay que apostar por la formación continua. La mediación debería impartirse como asignatura obligatoria en todas las profesiones. 

DDM: ¿Estáis trabajando en un Protocolo de actuación para actuar en el ámbito de la mediación bancaria a raíz de todo el conflicto de las cláusulas suelo tras las resoluciones judiciales a favor de los consumidores?

BR: Si se quiere reducir la ligitosidad, hay que usar un método extrajudicial para resolver los conflictos y ahí está la mediación para ayudar. Los conflictos no son solo materiales, son personales. Y a la gente no siempre le convence el método que les ofrecen para resolver el conflicto, o simplemente desconfía. Hay algunos escenarios en el Real Decreto que ha aprobado el gobierno, que no están rellenos, están vacíos. Deja muy tasado los tiempos, tres meses para alcanzar un acuerdo, si no contesta el banco… el cliente se supones que no tiene derecho a la devolución de lo cobrado indebidamente. Estamos explorando el Protocolo otras vías. 

DDM: ¿Cree que tendrá aceptación este Protocolo?

BR: La mediación está reglada. El gobierno lo conoce. Esta herramienta la vamos a lanzar diferentes profesionales de la mediación. La daremos a conocer a los bancos, a los posibles clientes afectados. Falta que la gente la contemple. Hasta ahora, si tu tienes un conflicto acudes a un abogado. Hemos construido este puente para evitar los pleitos.

DDM: ¿Echáis de menos los mediadores apoyo institucional a vuestras iniciativas?

BR: Debería haber campañas institucionales para apoyar herramientas de mediación. A lo mejor tiene que funcionar el boca a boca. Lo ideal sería que los bancos que quieren limpiar su imagen apoyasen estas iniciativas. Bankia lo está haciendo muy bien. He oído que se ahorran más de 400 millones de euros en costas judiciales con su propuesta de acuerdo con sus clientes que prima no llegar a tribunales para solucionar las reclamaciones de las cláusulas suelo. Los bancos deberían usar estas herramientas.

DDM: ¿Mejor un acuerdo que llegar a tribunales?

BR: Hemos convertido a la Justicia en una vía atascada. Tenemos que aprender a gestionar de otra forma nuestros conflictos.