“CREER ES CREAR”

Recordando los momentos en los que iniciamos el camino de la mediación, allá por el año 1998,  un grupo de “creyentes” entendimos que era necesario dar a las personas la oportunidad de resolver por sí mismas sus propios conflictos, dejando a un lado de este modo, la comodidad que nos ofrecía un estado paternalista y protector donde siempre era un tercero el que decidía por nosotros, con soluciones en muchos casos poco o nada satisfactorias. Eran palabras como “diálogo, paz, protagonismo, justicia, dignidad, verdad, eficacia, satisfacción o reparación”, entre otras las que nos inspiraban en ese objetivo y las que hoy, casi veinte años después, se han convertido en la esencia de la mediación

En esta andadura hemos tenido el placer de estar en contacto, trabajar e intercambiar experiencias con diferentes profesionales, universidades, y entidades tanto públicas como privadas de diferentes ámbitos de intervención,  desde lo social a lo jurídico pasando por lo sanitario y lo escolar. Ello nos ha hecho aprender y en consecuencia crecer,  posibilitando así hacer realidad un deseo que siempre nos ha acompañado en este camino: poder formar a futuros mediadores y mediadoras a través de nuestra experiencia.

Desde nuestra Entidad IRSE ARABA, y en nuestro propio nombre, queremos agradecer a la Escuela de Mediación y Resolución de Conflictos y al Diario de mediación el reconocimiento otorgado por nuestra aportación y compromiso en impulsar la mediación, y expresamos nuestro deseo de seguir dando a conocer las bondades y posibilidades que ofrece este método de resolución de conflictos, para lo que esperamos seguir contando con todas las personas con las que hemos compartido hasta hoy este objetivo.

No debemos olvidar que, aunque se han hecho notables esfuerzos en favor de la mediación, queda mucho camino por recorrer. La mediación  ha de estar en la calle  como algo cotidiano y en todos los ámbitos. Para ello, es labor de todos nosotros  cuidarla y respetarla, promoviendo la calidad en las intervenciones. El  compromiso por nuestra parte es  claro y riguroso: continuar formándonos y aprendiendo de los demás  y responsabilizarnos en formar personas con el objeto de crear profesión, la profesión maravillosa de ser mediador.

Muchas gracias de corazón. 


Gerardo Villar, Pilar Marijuán y Beatriz Alonso                                                           Equipo Mediación IRSE Araba