El Proceso de Mediación: Conceptos clave | Diario de Mediación

504

La Mediación engloba una serie de procesos de gestión de conflictos y promueve el diálogo, la comprensión y la cultura de paz. En ellos, las partes involucradas han de evaluar los diferentes escenarios y ver la conveniencia de llegar a acuerdos. En todo Proceso de Mediación deberíamos identificar los siguientes conceptos clave:

1. Confidencialidad: debe de existir la confidencialidad para poder crear así un espacio de seguridad y confianza entre las partes afectadas y el mediador.

2. Neutralidad: es una condición obligatoria que todo buen mediador debe cumplir. El mediador debe ser totalmente “neutral” en el conflicto que está tratando, no debe aconsejar ni dar soluciones a la problemática planteada, solo debe ser capaz de acompañar y conducir a ambas partes por el camino del acuerdo.

3. Narrativas: el mediador tiene que escuchar y analizar en todo momento todo lo que dicen ambas partes, cómo lo dicen, cómo las personas dan significado subjetivo a lo que les ha ocurrido.

4. Parafraseo: Es una técnica comunicacional para que las personas involucradas se sientan escuchadas y comprendidas. En ella, el mediador escucha y señala lo que se puede trabajar del discurso de cada una de las partes al hablar sobre el conflicto.

5. Reconocimiento: Los profesores lo definen como la “capacidad de las partes para poder asumir y legitimar la perspectiva del otro”, pudiendo trabajar así las diferencias.

6. Empoderamiento: hace referencia a la “capacidad” de una de las partes involucradas para reconocer el objetivo de la mediación, comparar sus beneficios, y conocer la propia ubicación frente al conflicto parar buscar elementos de análisis y fortalecimiento en la relación que se establecerá con el otro.

7. Técnicas espejo: para ayudar a las partes, a conseguir que lleguen a un acuerdo beneficioso para ambos a través de promover la capacidad empática hacia la otra parte.

8. Win to win: es el objetivo último de toda mediación. Hacer que ambas partes lleguen a un acuerdo de forma libre y beneficiosa para las dos partes. La satisfacción de los intereses de ambas partes lleva a una ganancia mutua tanto en un proceso de negociación como en un proceso de mediación.