Derecho Colaborativo: Entrevista a Ana Armesto, Presidenta de FEDECOB

207

Derecho Colaborativo, Ana ArmestoAna Armesto es abogada economista y ha desarrollado su carrera profesional en el área del derecho de los negocios en el ámbito empresarial internacional como socia de Andersen (ahora Deloitte) y Garrigues. Miembro del órgano de gobierno de diferentes entidades, es experta en Gobierno Corporativo y consejera certificada y diplomada por el IC-A Instituto de Consejeros Administradores, formando parte de su Junta de Gobierno. Ana es Coach ejecutiva y de equipos. Convencida practicante de los ADRs en el ámbito de los negocios, es Árbitro desde hace más de 20 años y Mediadora Empresarial desde hace 10. Comprometida con el Derecho Colaborativo, es la Presidenta de la Federación de Derecho y Práctica Colaborativa (FEDECOB).


¿Qué nos puedes contar sobre tu ponencia en el World Mediation Summit Madrid en la mesa redonda sobre Derecho Colaborativo?

El propósito de mi intervención es poner de manifiesto las principales características del Derecho Colaborativo y el cambio de paradigma que representa. Y, desde mi perspectiva como Presidenta de FEDECOB (la Federación de Derecho y Práctica Colaborativa, que agrupa a las diferentes asociaciones de Derecho Colaborativo), explicar sus aportaciones al campo de los ADRs, permitiendo un enfoque global (yo diría que holístico) del proceso de negociación asistida para la resolución de conflictos. Mi objetivo se centrara especialmente en el ámbito de la empresa y los negocios en el que resulta especialmente eficiente la utilización de este método.

¿Qué te llevó a especializarte en Mediación?

Siempre he sido una firme defensora de los sistemas alternativos/adecuados de resolución de conflictos y desde hace más de 20 años he venido actuando como Árbitra en conflictos empresariales. No obstante, siempre he tenido el convencimiento de que, antes de ceder la capacidad de decisión sobre el conflicto a una tercera persona, merece la pena dar una oportunidad a los sistemas autocompositivos y hacer un esfuerzo serio y bien estructurado para tratar de alcanzar un acuerdo entre las partes afectadas. Esto me llevó hace más de una década a investigar y profundizar en mecanismos que ayudaran en este objetivo: método Harvard de negociación, mediación (certificándome como mediadora), Dispute Boards, Derecho Colaborativo…etc.

Dada tu dilatada experiencia en negociaciones y operaciones empresariales, ¿crees que las empresas deberían acudir a la Mediación para resolver sus conflictos?

La gestión de los conflictos es un aspecto fundamental de la estrategia de gestión de riesgos de las empresas y no puede dejarse directamente en manos de terceras personas. Llama la atención que los órganos de administración y ejecutivos de las empresas acepten no mantener el control de un aspecto tan sensible de su negocio y con importantes consecuencias económicas.

Ana Armesto, experta en Derecho Colaborativo y Negociaciones EmpresarialesLas empresas, lideradas por sus Consejos de Administración, deben acometer un diagnóstico en profundidad del tipo de conflictos (tanto internos como externos) en los que pueden verse inmersas y decidir sobre la forma en la quieren abordar y gestionar dichos conflictos, estableciendo los protocolos a seguir en cada uno de los casos. Esto implica una seria reflexión sobre las distintas herramientas a su disposición para afrontar negociaciones eficaces con la ayuda de expertos facilitadores entre los que, de forma destacada, se encuentran los Mediadores y Mediadoras.

¿Conocen de su existencia y sus beneficios?

La resolución negociada de los conflictos es sin duda el método más eficaz para solventarlos.

El acuerdo es, sin duda, el sistema óptimo de solución de controversias. Además de ser el más eficiente desde el punto de vista económico, permite mantener e incluso mejorar las relaciones con los diferentes grupos de interés (stakeholders) con los que la empresa se relaciona. Y, ante todo, permite mantener el control sobre las consecuencias de las disputas.

Por otra parte, es fundamental abordar el conflicto desde su más temprana manifestación, evitando su escalada y la generación de posiciones adversariales que dificultan la comunicación y la búsqueda de acuerdo.

Sin duda, falta información y formación en las empresas, de sus directivos e incluso sus abogados sobre las posibilidades del uso adecuado y en tiempo oportuno de estos métodos y herramientas. Crear un espacio de reflexión cualitativa dentro de cada organización, involucrando  a todas las personas, departamentos y niveles necesarios (empezando por el Consejo de Administración) y a directivos, gestores y abogados, permitirá, sin duda, adquirir consciencia de las indiscutibles ventajas de la mediación y los métodos de negociación asistida.

¿Cuáles son las ventajas si colaboran Abogados y Mediadores?

Para que la Mediación despliegue toda su eficacia es muy importante el convencimiento previo, tanto de las partes como de sus abogados, sobre sus posibilidades y el compromiso real de todos ellos con el proceso.  

Los abogados y abogadas tienen un papel fundamental que jugar ayudando a sus clientes a entender el mecanismo y sus implicaciones y, por tanto, a definir sus expectativas con realismo. Su colaboración resulta también necesaria para preparar con sus respectivos clientes las sesiones de negociación asistida, mantener una actitud colaborativa durante el proceso y evaluar el grado de avance. Su papel será también fundamental para dar forma a los acuerdos que finalmente se alcancen.

Para ello, los abogados y abogadas debemos hacer un esfuerzo  para salir del enfoque “adversarial” del conflicto y asesorar al cliente, desde el convencimiento y la involucración, sobre las ventajas del acuerdo.  

¿Se están llevando a cabo acciones desde el Club Español de Arbitraje para impulsar la Mediación?

El club tiene una “Comisión de Mediación” a la que pertenezco, cuyo principal objetivo es la divulgación entre los abogados y las empresas de los distintos ADRs, de los métodos de resolución de conflictos basados en la negociación y el acuerdo. Lo que se lleva a través, principalmente, de dos líneas de actuación:

  • Por un lado, la participación en comisiones de trabajo institucionales y la generación de documentos y publicaciones como la guía de buenas prácticas en la Mediación
  • Y por otro, la organización de diferentes eventos y foros de debate como el Café de la Mediación Empresarial, los Diálogos ADR y otros actos conjuntos con diferentes instituciones  internacionales.

>> Conoce a los ponentes del World Mediation Summit